martes, 21 de mayo de 2013

Crema de manos herbal






Es una crema espesa, que se absorbe muy bien y es fácil de extender.

Ingredientes:

Zumo de aloe vera.
Oleato de romero, lavanda, caléndula y ortiga blanca en aceite de oliva.
Aceite de jojoba.
Aceite de semilla de uva.
Aceite de arroz.
Aceite de avellanas.
Arcilla verde.
Aceite esencial de lavanda.
Aceite esencial de romero.
Aceite esencial de árbol del té.
Vitamina E.



Estas son las propiedades para la piel de los aceites y plantas utilizadas:

El zumo de aloe vera es regenerador de los tejidos, evita la pérdida de agua de la piel, elimina las células muertas, tiene acción antiinflamatoria, bactericida y fungicida.
La caléndula tiene propiedades antiinflamatorias, antisépticas y calmantes.
El romero es antioxidante, estimulante de la circulación y regenerador celular.
La lavanda es cicatrizante y antiséptica.
La ortiga blanca también tiene propiedades antisépticas, elimina imperfecciones de la piel.
El aceite esencial del árbol de té tiene una acción regenerante de la piel, de oxigenación de las células, también tiene efectos antisépticos y antibacterianos.
El aceite de oliva tiene propiedades hidratantes, anti-envejecimiento, potencia el brillo, la suavidad y la elasticidad de la piel, también es calmante.
El Aceite de Jojoba actúa directamente contra el envejecimiento, hidrata las pieles secas, facilita los procesos de regeneración celular y aumenta tanto la elasticidad como la suavidad y firmeza de la piel.
Además de su alto contenido en ceramidas, también está presente en este aceite la vitamina E, que actúa como antioxidante y protege a la piel de los radicales libres.
El aceite de semilla de uva es antioxidante (contiene mucha vitamina E), ayuda a proteger el colágeno natural de la piel. Posee una textura ligera que penetra bien y no tapa los poros.
El aceite de arroz contiene gran cantidad de vitaminas y antioxidantes, lo que lo convierte en un complejo antienvejecimiento, protege a la piel de las agresiones externas, promueve la microcirculación sanguínea. Es un aceite suave y de rápida absorción.
El aceite de avellanas es un aceite muy penetrante, que no deja sensación grasa, mejora la circulación sanguínea, ayuda a tonificar y estirar la piel, es regulador de las glándulas sebáceas (protege las pieles secas y también está indicado para el cuidado de la piel grasa).
La arcilla verde es purificante y antibacteriana. Contiene además gran cantidad de minerales.
La vitamina E es humectante, antioxidante (combate los radicales libres que dañan la piel). El uso tópico del aceite puede suavizar, aliviar y promover la curación.